Preguntas más frecuentes

¿Estoy apadrinando a un niño/a concreto?

Cuando se pone en marcha un proyecto lo primero que se hace es un censo de la población beneficiaria que será atendida. En los proyectos financiados a través del apadrinamiento, estos niños y niñas censados son los que, una vez obtenido el consentimiento familiar, pasan a formar parte del proceso de apadrinamiento. Sin embargo, gracias al proceso de gestión del proyecto, lo normal es que gracias a la ayuda de los padrinos que tienen niños/as de un proyecto concreto, se puedan extender los servicios ofrecidos a otros niños/as no apadrinados u otros sectores de población beneficiaria.

¿Mi aportación va directamente al niño?

Para que el proceso de gestión del proyecto sea más eficaz y eficiente el dinero no va ni al niño ni a su familia, sino al proyecto que se desarrolla en la comunidad donde viven estos. De esta manera evitamos posibles malos usos, además de permitir ampliar el abanico de población beneficiaria.

¿Puedo mantener relación con el niño/a que apadrino?

Para que el vínculo que une al niño/a y al padrino sea más fuerte, dependiendo de la edad del niño/a y de su lengua materna, existe la posibilidad de comunicarse con ellos a través de una serie de cartas al año. Igualmente, a través de los distintos promotores y coordinadores de proyectos se envía periódicamente cartas o dibujos de los niños/as, e información genérica acerca de los proyectos.

¿Puedo en un futuro visitar al niño que tengo apadrinado?

Por supuesto. Todos los años son varias las personas que colaboran con nosotros y que visitan los proyectos a los que asisten los niños que apadrinan. Siempre que las circunstancias logísticas lo permitan, el equipo de Infancia sin Fronteras sobre el terreno facilitará el acceso a la zona del proyecto, así como la localización de alojamientos y otras necesidades. Lógicamente, todos los gastos han de correr por parte del padrino.

¿Cuánto dura el apadrinamiento?

El apadrinamiento es un método de colaboración totalmente voluntario, y como tal puede extinguirse unilateralmente cuando así lo desee el padrino. Por otra parte Infancia sin Fronteras trabaja en este método con niños y niñas de 0 a 14 años, por lo que si el niño que tiene apadrinado alcanza esta edad se le propondría apadrinar a otro niño/a de la misma comunidad.