FINALIZA EL PROYECTO ECOLÓGICO DE COCINAS ALTERNATIVAS EN LOS BARRIOS DE LA PAZ Y RECONCILIACIÓN, Y VILLA KOKOMO EN MATAGALPA.


El proyecto ecológico de cocinas alternativas llega a su último mes de ejecución en los barrios de Paz y Reconciliación y Villa Kokomo en Matagalpa, Nicaragua.

El último mes del año lo es también para las actividades del proyecto que llevamos a cabo para contribuir a la reducción de enfermedades respiratorias graves entre las mujeres y niños de las comunidades de Paz y Reconciliación y Villa Kokomo, en el Departamento de Matagalpa en Nicaragua, y financiado por la Diputación de Cáceres.

El proyecto ha dotado a 180 familias de cocinas ecológicas que funcionan con un combustible alternativo de cascarilla de café. La cascarilla de café es muy barata, su combustión dura 7 veces más que la leña y se encuentra en abundancia en la zona de intervención del proyecto, puesto que existen varios ingenios de café. La cascarilla de café no emite gases tóxicos que puedan afectar a la salud de las familias ni al medio ambiente.

Así mismo, la búsqueda de combustible, en este caso leña, supone una carga importante de dinero en las economías domésticas en caso de su compra, o en los casos en los que se decide buscar la leña por ellos mismos, son los más pequeños de la casa los que cargan con dicha tarea, haciendo que sea esta una de las principales causas de las altas tasas de absentismo escolar registradas en ambos barrios.

La búsqueda diaria de leña para las cocinas por parte de la población, ha producido problemas serios de deforestación en las zonas verdes que rodean estos barrios, con el peligro que conlleva la desaparición de los árboles y arbustos, ya que en esta zona son frecuentes las lluvias torrenciales en diferentes épocas del año, y sin esta barrera natural que es la vegetación los riesgos de riadas y desprendimientos de lodo y piedras aumenta considerablemente.

También es importante poder garantizar un destino adecuado para la cascarilla de café, ya que es un excedente agrícola sin valor, que los beneficios de café están obligados a destruir mediante incineración, pero que muchos de ellos no lo llevan a cabo y los depositan de manera ilegal en las cuencas de los ríos, contaminándolos y causando un impacto medioambiental no deseado. Gracias al proyecto, hemos dado un uso alternativo a dicho excedente beneficioso para todas las partes.

El método tradicional en la zona es el uso de cocinas de leña dentro de las casas, que además produce que el riesgo de quemaduras en los más pequeños de la casa se incremente, así como el riesgo de incendio de las viviendas, que están construidas con maderas y plásticos, material de rápida combustión en caso de incendio.

Para garantizar el éxito del proyecto, se han realizado jornadas de formación en las cuales se han capacitado a las mujeres en su correcta utilización. Además, se ha creado un fondo solidario para la fundación de una microempresa, gestionada por 3 de las familias beneficiaras, que simplificará la logística para las familias en la adquisición del combustible necesario para el uso de las cocinas, en este caso, la cascarilla de café.

Este proyecto es una réplica de otro de similares características, que Infancia Sin Fronteras desarrollo en Matagalpa en el año 2011 y que tuvo una gran acogida por parte de la población beneficiaria, y que gracias a los fondos de la Diputación de Cáceres, hemos podido realizar durante el 2014 con excelentes resultados.


INFANCIA SIN FRONTERAS

Av. Leopoldo Calvo - Sotelo Bustelo, 6 LOCAL
28224 Pozuelo de Alarcón (Madrid)

902 333 503