SEMBRANDO PARA LAS GENERACIONES FUTURAS


Infancia sin Fronteras impulsa la creación de un nuevo huerto cooperativo de mujeres en Safo Nassarawa (Maradi, Níger) gracias a la financiación de Fundación Cajasol y Diputación de Sevilla.

La sociedad, desgraciadamente, está cada vez más habituada a que Sahel y Hambre sean conceptos que aparezcan asociados en los titulares de prensa. Por si fuera poco, la inestabilidad política y el auge del terrorismo en la región a lo largo de los últimos años han venido a agravar la situación de crisis humanitaria con la que conviven millones de familias. A día de hoy, “hay más personas que nunca en riesgo en el Sahel y la magnitud de sus necesidades es tan grande que ningún organismo u organización puede abordarlas por sí sólo”. Esta afirmación hecha por Valerie Amos, Coordinadora de Socorro de Emergencia de Naciones Unidas, justificaba el lanzamiento, en febrero de 2014, de un Plan Estratégico de Respuesta Regional de tres años coordinado por la ONU. Dicho plan alertaba de la existencia de 20 millones de personas amenazadas por la inseguridad alimentaria en el Sahel, y le concedía una importancia crucial al papel que tiene la agricultura y el pastoreo en unas economías eminentemente de subsistencia. El acceso a insumos agrícolas y el apoyo a la irrigación a pequeña escala son algunas de las prioridades que plantea esta iniciativa, la cual coloca a Níger, junto a Mali y Chad, como aquellos países donde será necesaria una mayor inversión si se pretende paliar en la medida lo posible la aparición de nuevas hambrunas.

Infancia sin Fronteras comenzó a trabajar precisamente en Níger en 2005, como consecuencia de una de las feroces hambrunas que, lamentablemente, se han convertido en crisis recurrentes. Estos casi 10 años de presencia en el país africano nos han llevado a focalizar gran parte de nuestra atención y recursos hacia la consecución de cierto grado de soberanía alimentaria en el área rural de Maradi, una de las zonas más deprimidas de Níger. Este ha sido el objetivo del proyecto “Mejora de las capacidades económicas y productivas de 50 familias de la aldea Safo Nassarawa mediante el empoderamiento de la asociación de mujeres Dadin Kowa”. Una acción que ha contado con financiación de la Fundación Cajasol y la Diputación de Sevilla, y que ha terminado de ejecutarse durante el último trimestre de 2014.

Safo Nassarawa, la aldea donde se ha llevado a cabo el proyecto, se encuentra en el valle del río Goulbi, una zona donde desde hace años las cosechas son invariablemente deficitarias como consecuencia del creciente proceso de deterioro, erosión y desertificación del suelo. Nuestro proyecto ha ofrecido el marco necesario para iniciar un proceso de soberanía alimentaria en el ámbito comunitario, contribuyendo así a garantizar el derecho de los aproximadamente 400 miembros de las familias beneficiarias a una alimentación adecuada. Para hacer esto posible el proyecto, además de facilitar a la asociación Dadin Kowa la compra de una parcela de tierra y la perforación en ésta de un pozo dotado de un sistema de extracción mecánico, ha impartido diferentes formaciones a las 50 mujeres del colectivo: técnicas de horticultura, control de plagas y gestión asociativa, entre otras materias. En definitiva, todo lo necesario para la auto-gestión de un huerto cooperativo, incluido el acceso a herramientas y otros insumos agrícolas como semillas o abonos.

La elección de trabajar con el colectivo de mujeres local responde a una doble motivación: por un lado revertir la situación de desigualdad existente para la mujer (difícil acceso a la propiedad de la tierra y el crédito, escasa cualificación técnica debida a barreras sociales, etc.), y por otro situar el empoderamiento económico de las familias más cerca de los niños y niñas, el principal grupo beneficiario de nuestra organización, ya que son las mujeres quienes secularmente se encargan del cuidado y la manutención de los hijos.

Durante 2015, a medida que el huerto gestionado por las mujeres de Safo Nassarawa –el noveno de estas características que la ONGD pone en marcha– alcanza su pleno rendimiento, esperamos replicar este proyecto en tantas aldeas como nos sea posible, para lo cual resultará imprescindible seguir contando con el apoyo de todos los amigos y amigas de Infancia sin Fronteras.




INFANCIA SIN FRONTERAS

Av. Leopoldo Calvo - Sotelo Bustelo, 6 LOCAL
28224 Pozuelo de Alarcón (Madrid)

902 333 503