EL VALOR DE LAS PEQUEÑAS SONRISAS
5 AÑOS DESPUÉS DE LA TRAGEDIA


Haití, el país más pobre de América y uno de los países más pobres del mundo, sufrió el 12 de enero del año 2010 un terremoto de magnitud 7Mw con el epicentro localizado a 15 km de Puerto Príncipe, la capital. Este sismo ha sido el más intenso registrado en la zona desde el año 1770 y sus efectos fueron devastadores. Una catástrofes aterradora que afectó a 2 millones de haitianos, de los cuales 200.000 perdieron la vida.



Cuarenta y ocho horas después del temblor Infancia sin Fronteras ya se había desplazado sobre el terreno. Nuestras primeras acciones se centraron en procurar salvar las vidas de los afectados, enviando material y personal médico que se incorporó a las brigadas coordinadas por la OCHA (Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas). Se creó un hogar de acogida para refugiados en Santo Domingo, dónde se cobijó y asistió a niños y niñas que, tras recibir una primera asistencia de urgencia en el país vecino, habían quedado en la calle, sin tener dónde ir. En suelo haitiano se colaboró en la organización de campamentos de desplazados, donde además se intervino instalando tiendas de campaña y repartiendo entre las familias agua, comida y productos de primera necesidad.

Las desgracias nunca llegan solas, y así fue como, mientras cientos de miles personas permanecían en campamentos, el país caribeño se veía azotado por una epidemia de cólera que dejaba miles de muertos. Infancia sin Fronteras también participó activamente en la prevención y lucha contra la enfermedad, para lo cual estableció un centro de reabastecimiento de los CTC (Centros de Tratamiento del Cólera) e implantó un sistema de distribución de agua potable en colaboración con la MINUSTAH, la misión de cascos azules en Haití.

Desde mediados de 2011 centramos nuestro trabajo en uno de los colectivos más afectados por esta terrible catástrofe: la infancia, y más concretamente los miles de niños y niñas que tras el terremoto habían quedado en situación de orfandad, abandono y extrema pobreza. Gracias al apoyo de diferentes instituciones, Infancia sin Fronteras pudo coordinar la construcción y equipación de dos hogares infantiles en las localidades haitianas de Croix-des-Bouquets y Fond Parisien. Centros donde además de recibir la atención más básica, se ha garantizado que los más pequeños tuvieran acceso a educación, base fundamental para cambiar el futuro del país.

Pero todo este trabajo no hubiera sido posible sin nuestros padrinos y colaboradores, socios y socias que no han dejado de aportar durante todos estos años su ayuda, abriendo así a tantos niños y niñas una puerta a la esperanza. Una ayuda que, 5 años más tarde, se ha traducido en estas pequeñas pero luminosas sonrisas.

Gracias!




INFANCIA SIN FRONTERAS

Av. Leopoldo Calvo - Sotelo Bustelo, 6 LOCAL
28224 Pozuelo de Alarcón (Madrid)

902 333 503