Las familias saharauis siguen necesitando ayuda


En una de las zonas del mundo más olvidadas existe una crisis que se ha cronificado en el tiempo. Se trata de la situación de los refugiados saharauis que, lejos de resolverse, mantiene a la población en una situación precaria constante y con muchas dificultades para tener una vida digna.

Los campamentos se sitúan en el suroeste de Argelia. Los refugiados saharauis comenzaron a asentarse en el inhóspito desierto de Tinduf a finales de 1975. Actualmente, se estima que 180.000 personas refugiadas están viviendo en seis grandes wilayas o provincias.

La organización territorial y los servicios son muy básicos. En materia sanitaria, los hospitales y pequeños dispensarios, se encuentran escasamente dotados tanto de medios materiales como humanos. Son varias generaciones de personas las que sobreviven en los campamentos, en condiciones climatológicas adversas, con frecuentes tormentas de arena, escasez de alimentos y dificultades para acceder al agua potable.

Desde Infancia sin Fronteras llevamos más de 15 años colaborando con el pueblo saharaui. En la actualidad, nuestra colaboración va destinada a cubrir las necesidades básicas (alimentación, medicamentos, etc.) de algunas de las familias más vulnerables, de una comunidad ya de por sí en una situación extrema.

Queremos agradecer a todos los padrinos y madrinas que apoyáis mes a mes a las familias saharauis a través de Infancia sin Fronteras y animar a más personas a colaborar.




INFANCIA SIN FRONTERAS

Av. Leopoldo Calvo - Sotelo Bustelo, 6 LOCAL
28224 Pozuelo de Alarcón (Madrid)

902 333 503